Condiciones

Hana Midori (Luisa Fernanda Beltrán)
Bogotá - Colombia

Una a una se deslizaban las gotas de lluvia por el cristal sucio de la ventana. Danzaban entrelazando sus caminos al descender, y sucumbían al estrellarse con fuerza en el alféizar de madera oscura creando diminutas pero numerosas gotitas de agua que se dispersaban cubriendo los cortinajes, el suelo y las paredes, así como una mano que reposaba inmóvil apoyada en el brazo de un enorme sillón garzo de aspecto señorial.

Habían pasado algo más de ocho años desde que se habían conocido. Desde el momento en que se divisaron, halláronse tan atractivos el uno al otro que no concebían ahora la vida sin estar juntos. Pasaban largas horas jugueteando como adolecentes en los bosques cercanos al edificio blanco y gris en donde residían, conversaban largamente sobre diversos temas y cuando no encontraban actividades que los entretuvieran, se dedicaban a contemplarse admirados de la suerte que tenían de ser amados por la persona a quien amaban.

Lucían sin embargo, demacrados y ojerosos. El amor sanaba sus espíritus, pero sus cuerpos se deterioraban cada vez más rápido. Apesadumbrados, se hacían mutua compañía durante las extensas y tortuosas quimioterapias a las que eran sometidos allí. Tenían cáncer, y aunque ambos sabían que pronto sucumbirían ante el poder supremo de la enfermedad, sus momentos juntos les proporcionaban la fortaleza necesaria para haber sobrepasado los pronósticos que hacían los médicos acerca de su expectativa de vida.

Aquel día, mientras la lluvia arreciaba inclemente en conjunción con el viento sacudiendo árboles y ventanales con vehemencia, presentían que el momento había llegado. Martin yacía inerte sobre la cama, pálido como un papel. Sólo el sonido acelerado y arrítmico de su respiración revelaba que aún estaba vivo; su vida se extinguía presurosamente. Sara acompañándolo sentada junto a la ventana, tamborileaba los dedos de una de sus manos en el sillón mientras la otra permanecía sin moverse. Su cara sonriente escondía un lacerante sentimiento de impotencia que la carcomía por dentro al ver a su amado ser consumido por las garras de la muerte sin que ella pudiese hacer nada. Pese a su intento de mostrar serenidad, las cuencas debajo de sus ojos colorados de tanto llorar, estaban más pronunciadas que de costumbre. Ahora tenían un color plomizo y se hundían con ahínco a lado y lado de su nariz.

-Salgamos-susurró Martin sin pensar.

Incorporándose, Sara se aproximó con lentitud hacia la cama y besándolo en la frente, negó con la cabeza. –No es posible, cariño-

Martin girándose hacia la pared, ocultó de su adorada novia la expresión triste que cruzó como un relámpago su rostro. Declama para sí mismo los versos de "Amor Constante Mas Allá De La Muerte" y teme, no por su vida que se evapora como la nieve al inicio de la primavera, sino por el dolor insoportable de no volver a ver los ojos, sentir los labios o rozar la piel de aquel ángel maravilloso que reza ahora de rodillas tomando su mano.

De pronto, una luz escarlata invade la habitación y un olor pútrido envicia el aire. Allá en un rincón aparece el ser temido, el odiado, el repudiado, y para algunos el amado. La Parca en persona ha venido. Levanta la hoz de forma amenazante y disponiéndose a cumplir con su labor la guinda hacia el moribundo.

Un grito suplicante se escucha. Sara yace ahora cubriendo con su cuerpo el de Martin, y llorando le implora a la implacable Moira que les otorgue la oportunidad de estar juntos en la vida o en la muerte.

Ésta, mira con picardía a la pareja que no desea ser separada. Retrocede algunos pasos, y con un movimiento veloz hace emerger tras de sí lo que parece ser una montaña enorme de osamentas ensangrentadas; se sienta cómodamente allí y recostando su cabeza en la hoz guarda silencio. Pasan algunos minutos, luego horas y ésta no se inmuta.

Sara que permanece aún acostada sobre Martin, mira con curiosidad temerosa el proceder del extraño ser. ¿Qué piensa? Se pregunta cada tanto. Sin embargo, no pronuncia una palabra ni hace un movimiento por miedo a incitar de alguna manera su furia.

Tras mucho esperar, La Parca se levanta; con el mismo ademán veloz desaparece su particular mobiliario y con expresión generosa se dirige a la mujer.

-¿No importan las condiciones?- pregunta.

Sara desconcertada solo atina a contestar precipitadamente –No-

-Bien- responde la muerte sonriendo –Que así sea- Un estruendo ensordecedor hace temblar el lugar; gritos tenebrosos se oyen de la nada y una especie de sonido agudo se incrementa a lo lejos. El suelo se sacude con violencia y después, todo queda en silencio. Las enfermeras desorientadas corren con presteza en busca del lugar desde donde se emiten los ensordecedores ruidos. Al llegar a la habitación de Sara y Martin, la encuentran vacía por completo brillando con misteriosa pulcritud.

Un hombre implora desconsolado por la vida de su compañera. Arrastrándose alcanza las vestiduras negras y enmohecidas de la Parca y agitándolas con frenesí exclama reiteradamente que desea estar junto a ella para siempre. Haciendo surgir del suelo un acumulo de huesos cubiertos de una capa bermeja y pegajosa, la muerte se apoltrona plácidamente. Gran cantidad de esqueletos se retuercen lamentándose bajo su peso, abriendo la boca intentando emitir algún sonido. No se escucha nada y el afligido esposo nada entiende. Entre la multitud de restos, se observan varias parejas unidas por pesadas cadenas, y allí, asomando desde lo profundo del montículo, se destacan dos calaveras de aspecto más reciente, en cuya calota se distinguen apenas las iniciales m y s. Tras pensar un rato, el ser sobrenatural se acerca al hombre suplicante.

-Amigo, ¿No importan las condiciones?- dice levantando la hoz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario